Archivo

Archive for 21 septiembre 2012

El futuro es ahora. Cómo no desconectarse en un mundo intercomunicado

septiembre 21, 2012 Deja un comentario

Los teléfonos inteligentes están inundando el mercado mundial. Aquí una panorámica de las diferentes opciones a las que usted puede acceder en caso de que tenga poco dinero.

HILENIS SALINAS

Durante la última década la tecnología móvil ha pasado de celulares con bonitos diseños a la interconectividad. Los chats telefónicos han dejado de costar dinero y ahora aplicaciones, como las de whatsApp y blackberry Messenger, son las preferidas por los tecnófilos para comunicarse entre sí, sin costo y de una forma inmediata.

A la vanguardia de los denominados smartphones, teléfonos inteligentes, van grandes empresas como Apple y Samsung, que han sabido posicionarse en el mercado con móviles que llenan exigencias de diseño, sistema operativo, aplicaciones e interconectividad. Lo han hecho por encima de otras firmas pioneras en este campo, como lo es el caso de la empresa creadora de los Blackberrys, Research In Motion, que al día de hoy ha perdido más del 80% del valor de sus acciones, y que cada día pierde más cancha frente a estos gigantes.

Estar intercomunicado es necesario en la actualidad. Así lo exigen los ambientes laborales y académicos, la presión social que se ejerce en estos espacios empuja a muchas personas a invertir una buena parte de sus salarios en la compra de uno de los últimos smartphones, y a la compra de un buen paquete de datos que sustente las aplicaciones del teléfono.

La más reciente versión del móvil de Apple, el Iphone5, salió al mercado la semana pasada con un precio estándar entre los 200 hasta los 400 dólares en Estados Unidos, que en pesos colombianos sería un intervalo de 360 mil hasta 718 mil pesos. En Colombia, probablemente llegará al precio de su predecesor, el iphone 4, que en prepago está costando cerca de un millón 400 mil pesos y en pospago, puede llegar a valer la mitad de este precio.

Una de sus más firmes competencias, el Samsung Galaxy SIII, que posee entre sus características la reproducción de videos mientras se ejecutan otras aplicaciones, reconocimiento facial, etc., tiene un precio oscilante entre los 800 mil pesos y un millón 300 mil. Otros como el Sony Xperia también varían en torno a los mismos precios.

Hay que estar comunicado, sí. Pero el precio por estarlo parece demasiado alto. Estos equipos de última tecnología pueden estar fuera del alcance de aquellos que pretendan y necesiten estar comunicados constantemente. Pero no es el fin del mundo, quienes no tengan suficiente presupuesto para comprar un Iphone o un Samsung Galaxy, tienen también un abanico de opciones para no perder la conectividad.

Smartphones económicos, aplicaciones al alcance de su bolsillo

Uno de los smartphones más populares al día de hoy son los Blackberrys, teléfonos equipados con un teclado Qwerty, que se alterna con el tradicional teclado numérico. Los blackberrys fueron los primeros equipos que ofrecieron la oportunidad de llevar en el celular el correo electrónico. Hace tres años, todas las personas querían tener uno. Por ello, en la actualidad hay tantos usuarios que lo utilizan.

Un Blackberry Torch, la última generación, está en 824 mil pesos en prepago. Demasiado alto para entrar en la categoría de económicos. Pero sus predecesores, como el Curve y el Bold, se encuentran en el mercado por el módico precio de 250 mil pesos o menos, según el operador que se escoja. Una buena opción, pero también hay otras que podrían parecer más apetecibles.

Samsung, además de su línea Galaxy, también ofrece otros smartphones, como lo es el Samsung BEAT DELUXE, que tiene capacidad para soporte de chat, email y juegos. Su precio es de 187 mil pesos. El Samsung Galaxy Y, es un poco más costoso, 287 mil pesos, pero ofrece capacidad para conectarse vía wifi, que en caso de no tener saldo sería de gran ayuda.

La última opción la ofrece Nokia con su línea Asha 305, 306 y 311, que ofrecen las mismas características que el Samsung Galaxy Y por 224 mil pesos. Se debe recordar que Nokia es reconocida a nivel mundial por la calidad y durabilidad de sus equipos.

 

Teléfonos tradicionales, siempre una buena  opción

Si ya ha medido su presupuesto y el dinero no le alcanza siquiera para comprar un Smartphone económico, debe empezar a pensar en mantenerse en la gama de celulares tradicionales en la que se encuentra hoy.

Nokia, una de las marcas que perdieron terreno tras la aparición de los teléfonos inteligentes ha mantenido la pauta de los teléfonos tradicionales, y hace cuatro meses sacó una nueva línea de ellos, con las características que hace cinco años muy pocos podían tener en sus móviles.

Doble simcard, memoria expandible hasta 32 Gb, bluetooth, pantalla de 1.8 pulgadas y duración de la batería mayor a 14 horas, son las características más importantes de esta nueva gama, de los Nokia 110 y 112. El precio de estos equipos oscila entre los 35 y 38 euros, unos 80 u 85 mil pesos colombianos, que podrá complementar con un plan pospago económico, o manteniéndolo recargado en un plan prepago.

Recuerde usted que de nada vale tener un teléfono de última generación, si no tendrá para él un plan de voz o de datos que le permitan aprovechar todas sus aplicaciones. Muchas veces es mejor tener uno tradicional, con saldo, a tener un Smartphone prepago.

Anuncios

Conversatorio “Relatar la violencia pensando en la paz”

septiembre 20, 2012 Deja un comentario

 

Christian Howard H.

Sin tinta

Aunque ya lleva varias semanas expuesta en el Centro de Formación de la Cooperación Española para el desarrollo AECID, la obra “Memorial de Voces. Relatar la violencia pensando en la paz”, este mismo centro se agrada de invitar a todos los interesados a asistir a un conversatorio con el mismo nombre de la obra, con la periodista francesa, Christine Renaudat, y el escritor colombiano, Oscar Collazos.

Este evento se llevará a cabo hoy a las 5:30pm en el centro de formación española, y la entrada será gratuita hasta llenar aforo.

Y en materia ambiental. ¿Qué nos trae el TLC?

septiembre 20, 2012 Deja un comentario

Foto: Luis Herrán.

Antonio Canchila García

Colombia firmó uno de los Tratados de Libre Comercio (TLC) más esperados en toda la historia del país. “El TLC con los Estados Unidos, zarpó a puerto seguro” y según lo demostrado por los primeros estudios ya se vislumbran los logros de este acuerdo comercial que ha hecho centrar la mirada del Gobierno en los principales puertos, que serán la plataforma propicia para iniciar las exportaciones.

En Buenaventura, Barranquilla, Santa Marta y Cartagena, el panorama de unos cuantos figura prometedor en materia de generación de empleos directos e indirectos y de expansión del comercio, pues esperan que la ubicación de los puertos en estas ciudades se traduzca en avance en materia de vías, turismo y sobre todo en dinero.

Aunque parezca atrevido ya el Gobierno ha hecho el balance de los cien días que van desde la entrada en vigencia del TLC. Según un informe del Ministerio de Comercio, “el producto más exportado durante los primeros 100 días del TLC con Estados Unidos ha sido el oro. Le siguen productos como café y carbón. Las ventas de oro hacia el país norteamericano, aumentaron en un  66%; las de petróleo y carbón, en 39 por ciento, y los químicos aumentaron en un 1.700%”.

Todo lo anterior suena aún más atrevido si hacemos un estudio específico de cómo se están preparando los puertos en materia ambiental y cómo trabaja el Gobierno para garantizar un entorno sano a los que residen cerca a los puertos.

Si bien es cierto que dentro de las sociedades portuarias hay comités encargados de la seguridad física y ambiental de los empleados, es bueno conocer ¿qué pasa del otro lado del puerto?

Las Colonias es el callejón ubicado al lado de la Sociedad Portuaria de Cartagena, que en comparación con los otros tres puertos, parce ser el más preparado del país, sin embargo su trabajo con las comunidades aledañas es nulo. Así lo indican los mismos moradores que se preocupan por lo que se les viene con el TLC.

“Esto lo único que nos ha traído a nosotros es intranquilidad, perjuicios tanto físicos como mentales, ya en Las Colonias uno no puede ni dormir en paz”, de esta forma cuenta Cesar González Julio, habitante de Las Colonias, el tormento que vive junto a sus vecinos desde la ampliación del puerto de Cartagena.

Los residentes de Las Colonias no han recibido una charla o capacitación que les avise de lo que significará para ellos como vecinos del puerto la entrada en vigencia del TLC con EE.UU., sin embargo algo que tiene claro es que de ahora en adelante se tendrá que gritar más. “Sí, aquí todo es a los gritos” porque el estridente sonido de las grúas pórtico no dejan otra forma de comunicación.

Las casas agrietadas, la falta de empleo y las afectaciones en materia de salud que les genera a sus vecinos el Puerto de Cartagena, parece contradictorio a lo que se esperaría si se tiene en cuenta la responsabilidad social de este vecino gigante.

Pero lo peor es la ausencia de intervención del Estado que en más de una oportunidad ha sido alertado de esta situación ante lo que no se han tomado medidas encaminadas a una solución contundente.

Para los próximos meses lo que esperan es lo peor, “si antes del TLC ya veníamos sufriendo, ahora será peor, tocará hacer como los otros, mudarse de aquí”, asegura otro vecino de Las Colonias.

Lo normal sería un panorama de generación de emplea, inclusión a la empresa y concienciación ambiental, pero en Cartagena sucede lo contrario y el escenario que se vislumbra en Las Colonias es un paisaje para saber qué tan preparados están los puertos de la Colombia en materia ambiental, para vivir el TLC que ya lleva 100 días, en los que el Gobierno se ufana de avances en exportación y generación de empleos, pero en materia ambiental todo el mundo se queda callado.

Los únicos que no guardan silencio son los vecinos del puerto de Cartagena, quienes ya han afinado su voz para gritar más fuerte que las grúas pórtico que cada día dejan a más personas sufriendo de sordera.

EL EQUILIBRIO ES NECESARIO PARA VIVIR EN LA NUEVA ERA

septiembre 19, 2012 Deja un comentario

Antonio Canchila García

twitter@acanchila13.

Como cosa del pasado han quedado los juegos en el patio de la casa o en el parque, las maratónicas visitas a los familiares para conocer mejor a los primos y tíos, las salidas domingueras a pasar la tarde en la playa o a comer helado. Estas costumbres entradas en desuso por las nuevas familias, se deben en gran medida a la fuerte influencia de los avances tecnológicos.

Parece extraño, pero así es. No es que los avances cada vez más precipitados de los inventos no sirvan en nuestro diario vivir, por el contrario, han llegado para facilitar y agilizar procesos con solo un clic, el verdadero problema no está en los modernizaciones e invenciones, está en quienes las usan.

La forma en que un BlackBerry o un Iphone, unos simples aparatos, pasan a convertirse en el elemento principal de la vida de una persona, es decisión de ella misma que es quien toma la iniciativa de entrar a chatear toda una tarde y anteponer una un chat o un videojuego a una visita familiar o a una tarde de amigos.

Uno de los últimos estudios realizados en materia de uso de nuevas tecnologías ha demostrado que son más las visitas a sitios web y las conversaciones en chat, que los encuentros coloquiales entre amigos.

Es tal la dependencia que la falta de fluido eléctrico un domingo a las cuatro de la tarde se convierte en sinónimo de tedio para muchos, sin embargo es siempre saludable que ocurran cortes en el servicio de energía, ahora ese se ha convertido en el evento propicio para que se dé un accidental encuentro entre dos o más personas que, a falta de un tomacorriente que les
recargue el BlackBerry, se deciden a conversar un rato, pero solo hasta que la energía regresa.

Muchos psicólogos han planteado esta época como la era de las redes sociales que disocian. “Es como si unieran por un lado entorno a la red y disociaran en el diario vivir, es tal el nivel de captación que puede logar un aparato que crea la sensación de asocialidad en las personas, aunque en Facebook tenga más de quinientos amigos”, explica Ana De la Rosa, psicóloga que ha realizado varios análisis al respecto.

Para enfrentar este nuevo reto, debe haber un equilibrio entre el número de actividades que se realicen frente a una máquina o un aparato portátil (celular, smartphone, consola de video juego, etc.) y los encuentros entre humanos que hoy son para muchos cosa del pasado.

“No es dejar de lado una cosa o la otra, es tratar de equilibrar toda una mañana frente a la consola de juegos, con una tarde de compras o de una salida a la playa en la que los aparatos tecnológicos no deben tener cabida”, recomienda De la Rosa.

Así las cosas se trata de un cambio de una cosa por otra, es un espacio donde se debe dar cabida por igual, a una tarde de café entre amigos o en familia, como a una larga jornada de conversaciones vía internet. El equilibro entre unos espacios y otros es la clave para vivir esta nueva era.

Concurso Photofrance 2012

septiembre 19, 2012 Deja un comentario

Christian Howard H.

La Alianza Francesa con sede en Cartagena, está invitando a todos los colombianos, y cartageneros por supuesto, aficionados o profesionales en materia fotográfica, a que se inscriban en la novena versión del concurso Photofrance 2012.

Esta versión premiará las fotografías enviadas por los concursantes, cuyo tema este año será: LA BIODIVERSIDAD Y LAS ÁREAS PROTEGIDAS DE COLOMBIA.

La convocatoria está abierta hasta el 15 de octubre de 2012, y la premiación se realizará el 16 de noviembre. Las fotografías seleccionadas entrarán en un circuito de exposición por las Alianzas Francesas del país.

Para participar sólo es necesario ser colombiano o extranjero con residencia en Colombia o, ser colombiano con residencia en el exterior y estar vinculado a la fotografía como profesional o aficionado. La inscripción es gratuita.

ESPECIFICACIONES:

• Los trabajos fotográficos deberán ser inéditos.

• Cada participante podrá concursar únicamente con una fotografía.

• No podrán participar empleados de los organizadores ni patrocinadores del

concurso.

Envío de material:

• Las fotografías deberán ser enviadas en formato digital jpg con resolución de 120 dpi y peso máximo de 5 MB al correo electrónico alianzabarranquilla@gmail.com antes del 15 de octubre de 2012 a las 12:00 de la noche, en esta fecha se cierra la recepción de material y se inicia la deliberación del jurado seleccionador.

• Adjunta a la foto los participantes deben enviar la ficha de inscripción del concurso debidamente diligenciada. La ficha se encuentra disponible para descarga en la página web de la Alianza Francesa barranquilla.alianzafrancesa.org.co o se puede solicitar directamente al correo electrónico alianzabarranquilla@gmail.com.

PROCESO DE SELECCIÓN:

• Los concursantes cuyas fotos resulten pre-seleccionadas por el jurado serán contactados y recibirán instrucciones precisas para el envío del material impreso según la normativa establecida

por el concurso. Las fotos preseleccionadas serán sometidas a una evaluación final por parte del jurado que determinará su inclusión en la exhibición y si resultan, o no, ganadoras del concurso.

• El envío de fotografías digitales o impresas no implica su inclusión en la exposición.

• Las únicas imágenes que se exhibirán serán las escogidas por el jurado seleccionador.

• Las fotografías participantes no serán devueltas. Una vez finalice la exhibición, estas pasarán a formar parte de la fototeca de la Alianza Francesa y de la base de datos de la Fundación IdeasBio.

• Los participantes que no cumplan con los requisitos generales o de envío de material serán descalificados.

UN DÍA BUSCANDO APARTAMENTO EN CARTAGENA

septiembre 18, 2012 2 comentarios


Por: Jairo A. Cárdenas A.

Todo empieza cuando al llegar al apartamento se divisa a lo lejos una silueta redondeada muy familiar. Es como el periodo femenino, aparece de mes en mes y su presencia provoca  fuertes estrujones abdominales. Es mi versión personalizada del señor Barriga, una mona con raíces oscuras, de gesto amable y sonrisa forzada que con la excusa de saber “cómo va todo” me recuerda que es 5 y el día de pagar el arriendo.

-¿Cómo va todo Jairito? ¿Cómo va el estudio y el trabajo?-entiéndanse estas preguntas como “págueme la renta, vago”. –muy bien señora Barriga… digo, señora Adelaida. Por aquí tengo el dinero del arriendo- respondo copiando la sonrisa hipócrita, mientras pienso que de todos los días de la semana, tiene que venir a joderme el viernes. Saco los obligatorios cuatrocientos mil pesos de arriendo de una pequeña caleta, donde se esconden condones, parciales perdidos y uno que otro sostén olvidado en el apartamento. Los entrego con la esperanza de librarme de ese cólico por un mes. Pero de repente un estrujón imposible de combatir con “buscapina fem”.

Gracias Jairito. Pero tengo que hablar una cosita contigo– ¡PELIGRO! presiento malas energías. El ritual de pago se ha salido de su cauce. Que lo que venga sea rápido y sin dolor. –ya este mes se cumple el contrato de arrendamiento y pues he hablado con mi esposo (un guajiro cuyo aspecto indica que colecciona armas en el fondo del armario) y hemos decidido subir la renta. ¿Pagas o prefieres buscar en otro lado?– finaliza con la sonrisa de alguien que acaba de soltar un gas.

-Se me sale del presupuesto, me voy– respondo altivo y orgulloso. – está bien. Tienes hasta el 30 para mudarte. Chao- contraataca la señora Barriga con una amabilidad más escondida que la tanga verde neón que se alcanza a ver bajo su short blanco, cuando da media vuelta para marcharse. –De mejores apartamentos me han echado- me autoconsuelo.

Lo aterrador no es quedarse sin un techo sobre la cabeza. Lo aterrador es no tenerlo en las interminables caminatas bajo el sol de Cartagena en busca de uno nuevo. Porque hay que decirlo, no existe nada más tortuoso que encontrar una vivienda en Cartagena; llámese habitación, apartaestudio, apartamento, casa o pensión, uno termina en una búsqueda más larga y difícil que la del Dalai Lama por la paz interior.

Con el diario El Universal en mano, como primer recurso, empiezo a pasar hojas. Atrás quedó la noticia de la enfermedad de  Campo Elías,  la nota sobre la inauguración de TransCaribe en el 2020 y los rostros largos y tristes de los jugadores del Real Cartagena. Hoy nada me importa. Solo necesito esas páginas ignoradas por muchos, pero idolatradas por mi necesidad: “los clasificados”.

Con un resaltador amarillo en la mano, empieza el paseo de mis ojos de arriba a abajo del periódico, en busca de un apartamento que cumpla mis necesidades; bueno bonito y barato. Es más, olvidemos lo de bueno y bonito, mientras no sobrepase mi presupuesto de cuatrocientos mil pesos estará perfecto.

Luego de seleccionar algunas opciones entre un círculo amarillo continuo con el paso n° 2, llamar. –halo, buenas tardes. Es para averiguar por el apartamento que están arrendando– pregunto con voz gruesa esperando que de esa manera me tomen en  serio. –es un apartamento de una habitación, tiene un baño, armario, sala comedor, cocina, queda en la castellana y su valor es de seiscientos mil pesos sin servicios”- responde una señora con voz aún más grave que la mía. Primer apartamento descartado.

Repito la ecuación con un nuevo número, esta vez contesta un señor de habla apresurada – el apatamento tene un cuato, baño, sala comedo, cocina y vale tecentos con to’os lo sevicio incuido-. Era perfecto, más que perfecto, incluso más económico que lo presupuestado. –disculpe señor ¿dónde queda el apartamento?- pregunté al borde de una explosión de júbilo. –aquí no ma, en Arjona. ¿Cuándo lo va a vení a vé? -. Segundo apartamento descartado. No me suena la idea de montarme en dos buses para llegar a mi destino.

Y así se agotaron los clasificados y los minutos de mi celular. De nada sirvió el periódico. Solo para informarme de la toda la actualidad cartagenera y si tú también quieres hacerlo lee El Universal (que no se note la cuña). Hora del plan B, un éxodo por los barrios de Cartagena preguntando en cada tienda –disculpe, ¿usted sabe dónde están arrendando un apartamento por aquí?-.

Gorra a la cabeza y tenis a las calles:

Al perder la esperanza de encontrar apartamento en el periódico para evitar una caminata soñada por el profesor Moncayo, hay que armarse de valor y salir a la calle. Igual, caminar es un buen ejercicio y en el arte de buscar vivienda, no hay apartamento que se esconda cien años ni suela de tenis que lo resista.

Llego a la primera tienda, un paisa. Curioso que en la costa todos los tenderos son paisas y en el interior son costeños, definitivamente nadie es profeta en su tierra. Pido una bolsa de agua, pregunto por mi objetivo, nadie sabe, salgo de la tienda, bebo un poco de “Gatorade”. ¿Gatorade? Verraco paisa, ¿a qué horas me metió un “Gatorade”?. Es mi culpa, duré más de dos minutos preguntando, un poco más de tiempo y me arrienda un cuarto adentro de la tienda. Sigo caminando.

Mi cabeza parece un ventilador moviéndose de lado a lado de la calle en busca de un letrero de “Se arrienda”. Cuánto quisiera un ventilador en este momento. Muchos letreros, “se venden bolis”, “sí hay cubetas”, “se alquilan lavadoras”, “Modistería La Flor”, “minutos a $99”, “estudie Comunicación social a distancia”, etc. muchos anuncios, ninguno me sirve.

Baja el sol, gracias a Dios. Mi dosis de vitamina D está cubierta por el próximo año. No sé por cuál calle ni por qué barrio voy, solo sé que voy. Hay un grupo de muchachos de apariencia amable, les preguntaré. –disculpen, ¿ustedes saben dónde están arrendando un apartamento por aquí?-. Me reparan de arriba abajo, les caí bien, si me mudo a este barrio por lo menos ya tengo amigos. –Subiendo por esa calle dos cuadras creo que están arrendando uno. ¿Nos puedes regalar la hora?- responde y pregunta el más sonriente de todos. –claro, son las 6:15 PM. Muchas gracias, son muy amables-. Respondo mientras uno se acerca a darme la mano, al parecer.

Ya sin reloj, decido no subir las dos cuadras. No porque desconfíe de ellos, sino porque las piernas me piden un descanso y yo decido acceder a sus caprichos. Tomo una buseta, regreso a mi –aun- apartamento y me acuesto a dormir, pensando que mañana será otro día para seguir buscando apartamento en Cartagena.

Nintendo 3DS XL. Ya en el mercado

septiembre 17, 2012 1 comentario

Nintendo ha lanzado la nueva revisión de la última consola portátil, el Nintendo 3DS XL
ha salido a la venta el 19 de Agosto del año con un valor de $199.99 dólares,
aunque en Europa y Japón han disfrutado de esta desde el 28 de Julio.

Su presentación con diferentes colores, Azul/Negro, Rojo/Negro y Plateado/Negro
muestra mejorías que aumentan la capacidad de juego de la mayoría de títulos
disponibles para esta consola.

Imagen

Cuenta con una pantalla de 4.88 pulgadas, un 90% de aumento en comparación con la
3DS. La pantalla inferior posee con el mismo aumento, contando con 4.18 pulgadas, así
como también de botones más cómodos y una suavidad de las esquinas de la consola y a
pesar del aumento de tamaño es bastante ligera, contando con solo 336 gramos.

La batería tiene un incremento de duración, el cual ha pasado a ser de 3.5 a 6.5 horas de
uso en los juegos nativos de la portátil, tomando 3.5 horas para recargarse por completo.

El único inconveniente con el que muchos jugadores (gamers) han expresado su
inconformidad en las comunidades virtuales, es la decisión que tomó Nintendo de sacar a
la venta la consola sin su cargador, esto según Nintendo ha sido para adelantar la fecha
de salida.

Fuera de todo, Nintendo ha hecho un gran trabajo con esta revisión logrando que la
experiencia de los jugadores sea de mayor comodidad y agrado.