Archivo

Archive for 29 agosto 2012

MUJERES TRNSGENERISTAS DEL CARIBE EN ÚLTIMA JORNADA DE “LA DISCRIMINACIÓN ES UN DELITO”

Imagen

Christian Howard

Este viernes 31 de agosto de 2012 última sesión de las Jornadas: “La discriminación es un delito” la corporación Caribe Afirmativo ha convocado en un panel especial, a tres representantes de grupos históricamente víctimas de discriminación; entre los cuales estará Gian Carlos Julio, filósofo de la Universidad de Cartagena y miembro activo del colectivo Calleshortbus, el cual, desde la Universidad, aborda el tema de las identidades de género y las orientaciones sexuales.

Además se hará el estreno de la obra de teatro: “Lo que callamos sobre tacones”. Historias de exclusión social vividas por las mujeres trans en el Caribe.

La fecha es este viernes a las 5.00 p.m, en el Centro de Formación de la Cooperación Española, Plaza de Santo Domingo.

Entrada Libre.

EL TLC NOS COGIÓ CON LOS PANTALONES ABAJO

Por: Jairo A. Cárdenas A.

Se nos viene el TLC con Estados Unidos y en Colombia cada vez estamos más desunidos. Y no estoy hablando del ex presidente Uribe y el presidente Juan Manuel Santos. Lo digo por el sector productivo del país que a pesar de ser capoteados por el gobierno con pañitos de agua, aun no confían en los supuestos beneficios de la firma del tratado.

Pero a lo hecho pecho, como diría Dania Londoño, y ahora no queda otra cosa que tratar de sacarle la leche al TLC; o por lo menos eso piensan los del sector lácteo. Repito, los del sector lácteo, no Dania Londoño. Además que en el tratado no se incorporó la importación de gringos millonarios. Aunque en estos días, uno nunca sabe lo que pueda entrar por contrabando.

En el mes de marzo Mauricio Gómez, cronista de cm&, le presento al país un especial sobre los desafíos en cuanto infraestructura que se vienen para el país con la entrada en vigencia del TLC con EE.UU. desde ampliaciones en los puertos hasta el mejoramiento de las vías; todo con el fin de soportar el tsunami de productos norteamericanos. Y aunque las obras ya iniciaron aún está lejos su culminación. En otras palabras, parece que la aprobación del TLC por parte del congreso de los Estados Unidos nos cogió con los pantalones abajo. Un saludo al profesor Mockus.

“hacer y corregir sobre la marcha”, cual más si no en Colombia para aplicar estas sabias palabras. Si Barranquilla inauguró un mundial de futbol Sub 20 sin previo ensayo, porque Colombia no va a poder solucionar el problema vial si contamos con eficientes y honrados contratistas como los Núle. Además con el invierno y el estado de las carreteras, pronto los barcos podrán descargar directamente en Bogotá. Eso si no tienen pico y placa ese día.

De los cuatro puertos principales de Colombia el único que salva la papeleta es el de la ciudad de Cartagena que cuenta con una inversión de US$520 millones de dólares. Los puertos de Barranquilla, Buenaventura y Santa Marta no están preparados para lo que será el aumento del tráfico marítimo-comercial entre EE.UU. y Colombia. Por lo que estos puertos podrían terminar más quebrados que los tres huevitos de Uribe en el gobierno Santos.

Y es que ya decía mi viejo abuelo, “no hay que comprar la silla antes de tener el caballo”. Y aunque podemos ver en la clase dirigente de este país a más de un caballo. La realidad es que la infraestructura de Colombia no está preparada para lo que acarrea un TLC con EE.UU. Y aunque muchas veces los ojos pueden más que la boca; esta vez la boca nos pudo que la razón.

Twitter: @Jairo_Cardenas7

CHOCOLATE SIN SAL PARA CUIDAR TU CABELLO

Imagen

Por: Emperatriz Alquerque Suarez

No solo los cuidados tradicionales como  el champú, el  acondicionador  y crema para peinar, son suficientes para cuidar el cabello,  aquellas personas que lucen un cabello  seco o maltratado no es porque no existan  opciones para su reparación y cuidado, se debe al desconocimiento de tales opciones.  Para ello se hace casi obligatorio el hecho de indagar sobre la variedad de tratamientos  y rutinas disponibles en el mercado para sacar lo mejor del cabello, ya que a través  de la información podrás  elegir la mejor opción.

Vivimos en una era donde  los productos cosméticos incrementan cada día. Las mismas fórmulas y técnicas usadas para cambiar el color, la textura o el largo del cabello traen consigo  elementos para protegerlo e hidratarlo, pero de los cuidados post y pre depende el éxito de estas técnicas.

En el campo de la belleza una de la novedades, son los champús sin sal, es decir, libres de sulfato de sodio y cloruro de sodio, elementos que arrebatan la queratina al cabello, dejándolo opaco y sin vida. Ahora pueden llevar  la  dulce fragancia y los beneficios  del chocolate  en la cabeza. Los nuevos tratamientos de queratina de chocolate están causando una revolución.

LOS PRO DEL CHOCOLATE

La información en las revistas y comerciales  no son muy claras y hacen parecer estos productos como una solución milagrosa para todo tipo de cabello; para lo cual es recomendable definir el tipo de cabello, luego el tratamiento a seguir,  tiempos de aplicación y la marca del producto específico según tus preferencias económicas ya que su precio puede oscilar entre los $20 mil pesos y los $300 mil, de acuerdo a su gramaje y presentación, ya sea líquida, crema o suero de restructuración.

Lo natural sigue siendo la mejor base para el cuidado de tu belleza y una excelente opción. Pero no se debe obviar que todas las formulaciones químicas, aunque sean a base de productos naturales como el chocolate,  tienen que suplir unas necesidades  específicas, así es que si tu cabello no ha estado expuesto  a procesos químicos, quizás no seas apta para seguir esta rutina.

Será mejor que te asesores con un experto, ya que si se excede la dosis de hidratación para el cabello se puede romper el equilibro del cuero cabelludo generando otros trastornos capilares como: la seborrea o dermatitis seborreica.

TLC con Estados Unidos: ¿Reto o suicidio?

Editorial

El 15 de mayo entró en vigencia el Tratado de Libre Comercio entre Colombia y los Estados Unidos. Este remueve algunas barreras arancelarias y no arancelarias del comercio de bienes y servicios entre los dos países, y comprende beneficios en la importación y exportación de productos agrícolas, como el pollo, el arroz, lácteos, carnes, café, flores, plantas, frutas y hortalizas; productos industriales, como telas, vestidos, cerámica, cuero, calzado, tabaco y cigarrillos, y servicios profesionales de apoyo y reconocimiento mutuo.

Al hablar de reducción de las barreras arancelarias, el ambiente que se crea pareciera ser propicio para el aumento en las exportaciones de productos colombianos hacia el país yanqui. Sin embargo, tal como lo evidencian los opositores del TLC, como el senador Jorge Enrique Robledo, hay muchos elementos que hacen que esta ilusión de florecimiento comercial se haga cada vez más lejana de la realidad.

Uno de los aspectos que más inciden en el éxito del TLC para Colombia, es la infraestructura portuaria del país, que en la actualidad no se halla en las condiciones requeridas para su implementación. Según la experiencia de otros países que han puesto en práctica tratados de libre comercio con los Estados Unidos, los puertos deben ser ágiles y contar con tecnología de punta, que facilite el proceso de importación y exportación, tecnología que apenas el puerto de Cartagena ha logrado implementar parcialmente.

De los cuatro puertos que tiene el país, ninguno está lo suficientemente equipado como para enfrentar la cantidad de productos que deben enviar y recibir apenas el tratado entre en total funcionamiento. Y algunos, ni siquiera tienen las capacidades para cambiar dichas condiciones.

El puerto de Cartagena, que es el más eficiente del país, siendo el más rápido en cuanto a cargue y descargue de contenedores, se enfrenta a problemas de sedimentación u ampliación de sus vías de acceso; el puerto de Santa Marta no tiene problemas de sedimentación pero no puede ser ampliado debido a que se encuentra en un extremo de la bahía; el puerto de Buenaventura y de Barranquilla tienen serios problemas de sedimentación yd e organización en sus servicios. Y todos tienen falencias en el control aduanero.

De esta manera, los exportadores colombianos que decidan y tengan suficientes recursos para enfrentarse a los controles sanitarios, que sí son estrictos, y aumenten su producción para ir de cara al TLC, se encontrarán con un verdadero embotellamiento en los puertos marítimos, producidos por alguno u otro de los problemas ya mencionados, que le provocarán más costos, y por supuesto le supondrán menos ganancias.

Iniciar un tratado de libre comercio como el que está siendo implementado en Colombia desde hace tres meses, sin la infraestructura ni la protección de empresas locales óptimas, resulta -como lo vienen diciendo economistas y analistas políticos colombianos desde que se propuso la idea en el país- un suicidio para la industria colombiana, que  deberá enfrentarse al gran pez estadounidense en condiciones de desigualdad.

Los optimistas, que casualmente resultan ser miembros de la cartera presidencial, como el exministro de transportes, o el exministro de agricultura, sortean todas las complicaciones asegurando que son estas las que obligarán al país a solucionarlas de raíz, para poder aprovechar una oportunidad comercial tan importante como el TLC.

Pero, y si, como ya es característico en Colombia, no logramos arreglar las vías, optimizar los estándares de calidad en la producción de carnes y lácteos, o ampliar las vías de acceso a los puertos del país, antes de que se venga encima toda la oferta y la demanda país yanqui.

¿Lograrán el Gobierno y los empresarios colombianos sortear las dificultades de infraestructura antes de que estas empiecen a reflejarse en sus ingresos? Queda faltando, en la declaración del exministro  de transporte Germán Cardona Gutiérrez, especificar si el TLC jalonará la infraestructura en Colombia, antes o después de que nuestras empresas estén en la completa ruina.

LAS VENTAJAS DEL BOTON OFF

Por: Jairo A. Cárdenas A.

Mi espacio en este blog se basa en brindarles información sobre las novedades del mundo de la tecnología. Sin embargo, hoy debo cumplir con mi obligación moral como comunicador y asumo total responsabilidad de las palabras escritas en este artículo.

En mis años de vida jamás había visto programa más denigrante, amarillista y socialmente verdugo de sus actores que el reality show “Protagonistas de nuestra tele” del canal RCN. Lo sucedido en el capítulo de ayer (23/08/2012) es la consecuencia de una sociedad enferma que goza con el desplome público de un ser humano. Sin cifras en mano, puedo asegurar que el rating de ayer fue uno de los más altos en los últimos meses de la televisión colombiana. Todos expectantes a ver como Oscar Naranjo, un joven de solo 18 años, sufría ante las cámaras un colapso nervioso por la presión psicológica que ejerce el programa a sus participantes.

Yo también estuve en la primera fila de este circo romano. Presenciando como hombres y mujeres olvidan todo tipo de pudor, orgullo y respeto para que nuestra mirada morbosa sacie su sed de sangre. Jóvenes engañados bajo la promesa superflua de la fama y la riqueza acceden a ser “protagonistas” de un secuestro público; un encierro peor al carcelario, un encierro donde no existe relación tiempo espacio, donde el sol y la luna es un recuerdo y donde el gozo de escuchar la voz de una madre, de un padre o de un amigo se limita a la frialdad de ganar un premio.

No hay sorpresa en lo sucedido ayer. Humanos llevados al límite de sus capacidades mentales para el disfrute de los televidentes. Después de esto “Protagonistas de nuestra tele” paso de ser  “televisión basura” a convertirse en “televisión mercenaria”. Programas como estos que enriquecen a las televisoras con contenidos que agreden emocionalmente a los colombianos deben desaparecer de las parrillas de programación.  Ya es hora de que se abra nuevamente el debate sobre el tipo de televisión que se debe hacer en Colombia y pongo como ejemplo al mismo Oscar de protagonistas, un joven con desequilibrios de personalidad que son consecuencia de años y años de exposición a programas sin contenido, que difuminan la percepción de realidad de los niños colombianos.

Por este motivo querido lector, antes de que usted o su familia pierdan una hora de su vida y un cuarto de su cerebro al frente de producciones como Protagonistas de novela,  vea el control remoto que tiene en su mano y piense en todos los beneficios que le puede traer oprimir ese pequeño botón rojo al lado del MUTE.

Mi concejo tecnológico de hoy es que sincronicemos el IPad, el IPhone, el IMac y el IPod con el IQueCambiar y el IQueMejorar.

Twitter: @Jairo_Cardenas7

El periodismo latinoamericano, la encrucijada

Imagen

FOTO CORTESÍA: EL UNIVERSAL

“Existen dos tipos de periodistas: los periodistas rápidos y los que no son periodistas” Miguel Ángel Bastenier.

ANTONIO CANCHILA GARCÍA. En Twitter @acanchila13.

SIN TINTA

Tratando de hacer un panorama de las condiciones deplorables en las que se viene haciendo periodismo en América Latina, Miguel Ángel Bastenier, periodista español, dialogó con los asistentes a la charla “El periodismo latinoamericano en la encrucijada”, que tuvo lugar en la sede de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, seccional Caribe.

Bastenier, que ha realizado varias compilaciones sobre la forma en que se practica el oficio, calificó de elitista el periodismo que en la actualidad se practica en los países latinos, sobre todo en Colombia.

“La clase media y baja termina siendo ajenas a la prensa, pero no porque no quieran leer ni mucho menos, es porque no se ven en lo que escriben los periódicos, el contenido de los medios sigue siendo elitista, porque, cómo pueden tener los periódicos tantas páginas de información política, internacional, económica, eso solo le interesa a las clases altas de la sociedad”, dijo Bastenier.

Luego del conversatorio Bastenier respondió las inquietudes de varios periodistas y analistas de medios presentes en el evento.

CUATRO PLAGAS DEL PERIODISMO

Miguel Ángel Bastenier, ha clasificado cuatro aspectos que se han vuelto característicos del periodismo en latinoamerica y en varias ciudades de Europa y que el mismo ha catalogado como “las cuatro plagas del periodismo”.

“Todo se hace noticia por lo que el ayuntamiento dice y no investigan sobre lo que el ayuntamiento hace”.

1 Declaracionitis u oficialismo: la información no es más que lo que lo que las fuentes oficiales dicen, “las páginas se convierten en un mundo de entrecomillados que donde todas declaraciones, los comunicados, todo se hace noticia”

2 La superpolitización: El experimentado periodista, hablo de la “superpolitización” de la prensa como cusa y efecto de un mercado de dimensiones muy reducidas, cuya consecuencia directa es un periodismo que se reduce solo a las clases que viven y se alimentan de la política, “le puede importar a un colombiano de clase media la política europea? No, eso esta hecho para los inversionistas para los grandes empresarios” “Entonces muchos directores se basan en que Colombia es un país político, en el que no vota ni el 50% de las personas actas para hacerlo”, enfatizó Bastenier.

3 La falta de corresponsales internacionales: “Ningún periódico colombiano tien estable a un periodista fuera del país”. La perdida de corresponsales internacionales, limita el quehacer periodístico y lleva a los medios a depender de un cable oficial o a recurrir a los llamados “enviados especiales”.

4 El chic colonial: lo que Bastenier reconoce como “el síndrome de la complicación”, donde las palabras empleadas suena mejor entre más extraño se le haga al lector. “El fin último de los medios pasa de informar a confundir”.

 “LA AGENDA PROPIA ES EL REPORTAJE”

Bastenier aprovecho el encuentro para recordar a los dirigentes  de medios y periodistas, la importancia del reportaje como verdadero creador de agenda propia y como única herramienta para dejar de lado “el oficialismo que carcome a los medios”.

“Es el reportero que se levanta de la mesa y sale a la calle en busca de llegar a la gente corriente, a los lectores, a los no lectores, a preguntarles sobre los que pasa a diario, sobre lo que ellos saben que es justamente lo que los periódicos no saben. Así debe construirse la verdadera agenda de los medios en Colombia”.

Categorías:Antonio Canchila, panorama, Todos Etiquetas: ,

Dependiendo del sistema

Editorial

Nos encontramos en una época en la que no solo las palabras destruyen imágenes, también los clicks nos trasladan a diferentes partes del mundo.  Si pensáramos un momento la vida sin los sistemas cibernéticos que soportan economías de paises enteros, así como la comunicación entre los mismos, el primer concepto que nos podría describir esta situación sería el de caos, seguido de colapso mundial, y quién sabe si el de inutilidad humana. Y esto porque dependemos del sistema.

Debemos aceptar pues, que para sacar el más mínimo documento necesitamos de “El sistema”; cuando accedemos a él de manera inmediata alabamos su rapidez y exhaltamos su existencia. Pero cuando falla o no está disponible en los bancos, en el supermercado, aeropuertos o en la registraduría, por citar algunos ejemplos, nuestra mente lo degrada a tal punto, que preferimos en esas ocasiones que ciertos trámites continuaran de manera arcaica (legajados, a máquina de escribir, y con miles de copias de papel viejo).

Si nos bloquea el sistema, intentamos buscar excusas, hablar con alguien para que nos haga el favorsito. A veces funciona, pero en la mayoría de los casos sufrimos las consecuencias de esta era digital.

Pero en una sociedad cartagenera, perteneciente a un país como Colombia, donde el presupuesto anual del distrito es despilfarrado en menos de seis meses, debemos seguir aguantando las falencias de “El sistema”, por que ya no hay dinero que invertir en tecnología. La plata se nos fue en apariencias y en licitaciones dudosas. Que junto a los bajos niveles de acceso a la red que tiene el departamento de Bolívar, se conjugan para crear un ínfimo retraso en comparación con otras zonas del pais que no producen tanto económicamente, pero que tecnológicamente se encuentran mejor. A esperar se dijo.

Categorías:Editorial, Todos